Melosa Mantis

By | domingo, agosto 01, 2010 Leave a Comment
Sale del sueño.
La pura carne salta húmeda de su sueño mojado, con el cuero apretado y la vista cegada por el antifaz de plata partida, recibida sin escalinata ni lengua roja, entronada por la monumentalidad de la fauna doméstica como soldados sonámbulos de la corte del pan.


Detalles de boca y baba, lascivia en bandejas sonantes, los canes se ven ella.
Ha venido a cebarse con descaro legal. Su sueño mojado se ha derramado.
Empapada en horas, levanta con extravagancia su peso en el borde.
¿Qué es lo que quieres?, ¿No ves que no me puedo defender?

Y las nubes inhóspitas, asoman, y dejan entrever que esto seguirá por algún tiempo, guardando el calor bajo su manto, hasta que ellas digan, así que se sumiso de su misa.

Esos relámpagos me alteran la sangre. Si vas a empezar a desatar tu alevosía, me nublarás y no podré escurrirme de tu mala leche. Esa aleta en tu cara confirma mi sospecha de tu procedencia, has salido de la bolsa del anhelo bajo cero.
Fragmento y digiero como registro ciertos espasmos en el frame a frame, y me rompes el tiempo.
Lista y perversa eres como la pólvora y la llama, un fenómeno encarnado con intenciones desconfiadas e insorteable.
No puedes, no puedes ver su cara impasible.
Melosa mantis.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: