Nicolás Lamas, el límite de la pintura

By | domingo, agosto 01, 2010 Leave a Comment

Desde el 2003, gran parte del trabajo de Nicolas Lamas (Lima, 1980), se ha centrado en explorar los parámetros formales y conceptuales de la pintura en sí misma. Piezas que cuestionan sus propios límites y posibilidades de expansión fuera de soportes fijos, generando así, pinturas-objetuales con cualidades corpóreas y reversibles que desestructuran su propia superficie.

Anti-graffiti # 10

Su metodología de trabajo parte de distintos ejercicios de investigación que reflexionan y desarrollan por medio de diversas variantes, nuevas posibilidades de abordar, interactuar y entender la pintura en diferentes contextos. A partir de distintas conexiones con la escultura, la arquitectura y el diseño, intenta generar relaciones entre diferentes estados físicos de la pintura y elementos cotidianos/industriales que remarcan una tensión entre ellas. De esta manera, el artista plantea piezas que recrean diálogos poéticos de mutua dependencia e interacción entre arte y realidad.

Processual painting

En Desborde y contención, la pintura es presentada como agente fisicoquímico que interactúa en distintos niveles con elementos que son ajenos a ella. Juegos asociativos donde la pintura se muestra bajo diferentes procesos y estados -volumen, forma, espesor, densidad, tamaño, consistencia,- dentro de los cuales cada uno marca su propia pauta de transformación, Distintos resultados de acciones recreadas que interactúan entre sí dentro de una sala de exposición donde la presión, la gravedad y el desborde aparecen como fuerzas contenidas dentro una puesta en escena que va cambiando sutilmente en el transcurso de los días.

Black layer

La necesidad de experimentar con nuevos procesos han llevado al artista a desarrollar los anti-graffitis, -una serie de pequeñas intervenciones efímeras con pintura- en sitios específicos de la ciudad. Se alejan del espacio expositivo convencional para extenderse en un contexto real y cotidiano como campo de acción. Pero no de un modo decorativo ni panfletario, sino, como un re-posicionamiento de la pintura en la esfera pública. Se convierten en intervenciones circunstanciales; “situaciones construidas” que aprovechan determinadas cualidades -físicas, espaciales, temporales, ambientales, etc.- de su emplazamiento, para infiltrarse y repotenciar procesos de fusión y mutabilidad en el contexto urbano. Procesos abiertos que modifican el paisaje, conduciendo y extinguiéndose en relación a los cambios y dinámicas del entorno en el que se inscriben.


http://nicolaslamas.blogspot.com/

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: