Reyerta de nervios

By | martes, junio 07, 2011 1 comment

Asustado por una reyerta de nervios 
se refugió en el desapercibido dedo gordo del pie.
Permanecerá allí hasta que se esfume el peligro de que estallen los ventrílocuos.
Asoma y da un buche de un arroyo, afluente del río Arteria.
No sabe que es soluble.
No sabe que si empapa sus labios,
su agarre de orilla le arrastra directamente a las curvas.
disuelto, se riega esparcido
retorna para escaparse de nuevo. 



Fotografía: Brooks Reynolds



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

1 comentario:

  1. El desapercibido dedo gordo del pie... un lugar estupendo para refugiarse. Saludos.

    ResponderEliminar