10 años sin José Couso, investigación y justicia

By | lunes, abril 08, 2013 1 comment

"La verdad se pelea y se conquista". Así comenzaba David Couso uno de los actos conmemorativos que recuerdan la figura de José Couso, el cámara abatido por fuego americano contra el Hotel Palestina el 8 de Abril de 2003 en la matanza de Irak, donde solo se encontraban periodistas de diferentes nacionalidades del mundo y a cuyo gobierno invasor le constaba desde la entrada de los tanques en la ciudad de Bagdad.

Con una breve batucada de la agrupación Samba da Rua, David dio la palabra al periodista Carlos Hernández, corresponsal de Antena3 en el mismo lugar, quién abría su discurso recordando una palabras de Julio Anguita en el mismo año, horas después de la muerte de su hijo Julio Anguita Parrado bajo el fuego de guerra, y días antes de la muerte de José: "Malditas las guerras y los canallas que las apoyan". "No existen guerras buenas, no existen guerras justas", así es, ninguna muerte inocente justifica el horror, el sacrificio, ni los motivos gubernamentales exigentes cimentados sobre mentiras que se apresuraron en mezclar y camuflar con deseos de venganza yanqui para apisonar la nación iraquí bajo excusas de seguridad internacional, cuyas armas de destrucción nunca fueron descubiertas quedando en entredicho y desnudando el interés americano por la fuentes de negocio multimillonario bajo el suelo del desierto.
Las Naciones Unidas dejaron claro a falta de tiempo por parte de los inspectores, que nunca hubo indicios de tales armas. Fue la guerra del negocio, pregúntense quién y qué empresas han salido ganando de todo esto y tendrá su respuesta. Hacía mella en la fatalidad de dejar rielar la frase que dice 'esa guerra ya pasó, que se olvide', cuando aún sigue siendo un núcleo candente a pesar de las secuelas de la destrucción.


Hablaron también Maribel Permuy, madre de José Couso, advirtiendo que jamás habrá rendición y que no les será fácil a los culpables olvidar el caso a aquellos que se encargan de volcar arena sobre la sangre de los asesinados. Leyó un emotivo poema de su hijo Javier dedicado a su hermano.


Subía tras ellas un joven talento, Pedro Pastor a cantar 'No nos rendimos' una tierna canción idónea para el momento en cuya estribillo repetía esa afilada frase: No hay quién nos rinda.


Tomaba el micrófono minutos más tarde la periodista Olga Rodríguez, corresponsal de guerra destinada también en el Hotel Palestina cuando el fatídico desenlace del cámara. Un discurso severo y duro, serio, como cuando hacía referencia a que en la reivindicación de la memoria ya se está conquistando un espacio de justicia, además de hacerle honores a las víctimas de miles de iraquíes muertos sin recursos para reclamar la misma justicia por vía penal que batalla sin cesar la familia Couso todos estos años. Los pilares de nuestro país se anclan en la impunidad de los responsables y el olvido sometido de las víctimas de su propia historia pasada, con más de 100.000 desaparecidos en las cunetas.
Las fuerzas militares estadounidenses atacaron con alevosía hasta 3 focos de prensa independiente (aquella que no está empotrada, que no va dentro de sus tanques) en pocas horas en la ciudad de Bagdad, un acto deliberado con claras intenciones por muchas falsas excusas que procedan de altos mandos militares y gubernamentales. Tres ataques, tres muertos, a las sedes de las cadenas de televisión y al Hotel Palestina.

Rescataba con optimismo los avances de está lucha que dura ya 10 años contra la gran potencia del mundo, como que el caso Couso es estudiado de diversas facultades de Derecho, ha habido órdenes de busca y captura por los responsables, incluso una comisión judicial desplazada a Bagdad para investigar el caso por el Juez Pedráz.


El cubano Ismael de la Torre ponía un intervalo de música con dos canciones, la segunda "Pequeña serenata diurna" de Silvio Rodríguez para templar el fresco de esa tarde con ese 'quiero que me perdonen por este los muertos de mi felicidad'.


Llegaba tarde Pablo Iglesias para ofrecer una palabras en tan memorable acto, azotando a los lacayos señoriales del estado español que sucumben las directrices americanas para aplastar la memoria democrática. Criticó con dureza el armamento no convencional de las televisiones y la prensa que disparan escribiendo y hablando, criticó que sin embargo en la guerra de Irak se tratase de lo contrario, de que no querían que informaran. 'Estamos obligados a combatir, tocar esa memoria que es donde más les duele'. Hacía mención a la casta política que dobla la rodilla ante los intereses de los EEUU pero sin agallas para pedir justicia por un ciudadano bombardeado con/por su cámara. Están en estos dias pendientes con temor de los escraches que, como dice Pablo, son 'el jarabe democrático que aplican los de abajo a los de arriba'.

Cerraron el acto David y Javier, quién decía que a pesar de ser el dolor más grande de una madre el de perder a un hijo, también lo era parir a un hijo que se dedica a matar vidas, que sin la presión ni la lucha ciudadana pacífica no se alcanza el cumplimiento del derecho, que no se debería tener que pelear por ese derecho, que le aterra ver a unos psicópatas militares españoles torturando y pateando a personas sin la oportunidad de defenderse aunque sean el enemigo erigiéndose como jueces y verdugos para torturar y denigrar a personas desarmadas para luego ir de valientes, que España no es un protectorado americano, que no pueden los mandos ministeriales venir a darnos lecciones de patriotismo como veladuras de sus negocios cuando la patria también son muchas otras cosas, que no se debe olvidar a los asesinos de la guerra contemplados en el derecho internacional cuyo cuarteto de la muerte de las Islas Azores siguen sin ser ni señalados en mayoría ni procesados por los daños como 400 periodistas y más de un millón de iraquíes muertos, y que no se puede olvidar que España es el segundo país del mundo con mayor número de desaparecidos del mundo cuando también torpedean acciones judiciales que investigaran a favor de la memoria histórica



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

1 comentario: