Últimos Posts



No más "Pray for Paris" por favor, no necesitan más oraciones, ni más religiones. No más opiniones sin saber diferenciar entre árabes, musulmanes, islámicos e islamistas, que somos muy adultos ya, hombre. Yo también condeno los atentados, como también condeno que Hollande pase armas en Siria a los mismos cínicos que hoy matan a sus compatriotas, que estamos muy ciegos con el circo empezado sin querer preguntarse quién lo ha montado.
Desde 2012, EEUU, Gran Bretaña, Francia, Turquía e Israel bombardean Siria, ahora también Rusia ha llegado para iniciar los ataques contra los yihadistas, y lo siguen llamando 'guerra civil' cuando hay tantos países como cualquier guerra mundial.

Se inventaron patrañas como 'rebeldes moderados' para utilizar a los islamistas en su beneficio geopolítico sobre el terreno, pero ahora 'es hora de reaccionar', cuando el terror pega su zarpazo a occidente, cuando la bestia se vuelve contra su amo, no cuando mordía día tras día en el Este a sus propios civiles, cristianos y musulmanes. 

Cuando sentimos solidaridad con lo ocurrido en Francia, siento empatía con los franceses, pero cuando miramos a todos los muertos del Este ¿Qué sentimos? ¿De verdad estamos llamando a esto humanidad? ¿No estaremos seccionando la Humanidad entre 'los míos' y 'los de ellos' anulando irrefutablemente la universalidad de lo que significa esta palabra? No hubiese dudado en ponerme la bandera francesa si también viese las de Yemen, Líbano, Siria y una buena parte de países ignorados, pero no le voy a seguir el juego a Facebook. Detrás de la simpleza de una aplicación sobre solidaridad con las víctimas se cuece a un ritmo manso esta manera de diferenciar entre muertos de aquí y muertos de allí. No me importa tanto esta aplicación como el trasfondo. No crucifico tampoco a nadie que lo haya hecho. Cada cuál tiene su información, su reflexión y sus acciones.

Miro todas las banderas que han lucido en estos días y siento algo discorde, como también lo sentía con la de España en 2004, banderas que han amparado a víctimas inocentes al tiempo que a gobiernos que coquetearon con el terror, pero el terror de otros, claro. Estoy con los franceses, no con los sucesivos gobiernos franceses.
Ahora bombardean Raqqa, ciudad 'controlada' por el Estado Islámico, que no arrasada y por tanto aún con civiles sirios inocentes de cualquier deseo vengativo occidental. Sigue prevalenciendo la demostración inútil de la fuerza ante la demostración futura de la inteligencia.

Mis palabras pueden molestar, pero no participo en esta falsa senda en que nos sensibilizan para después aceptar como justas otras acciones y crímenes que de otro modo tildaríamos de INTOLERABLES.
Viñeta de Lumpen

¿Pero qué tipo de juicio es ese en que valoras que por crear miles de puestos de trabajo por un empresario, sufraga que es digno, justo y honrado de ser multimillonario aunque tenga a otros miles sumidos en salarios de esclavitud?



Las redes sociales son personales. Los que hacen pasta con los contenidos personales mercadeándolos en público son los medios. PON UN TITULAR llamativo y entrarán millones de cibernautas que mientras se regodean en la rabia colectiva y facilona, les darán un pastizal por cada entrada y visita al portal de su web. La facilidad con la que inyectan odio porque sí para que la gente se monte en el barco es pavorosa.

La izada de la bandera norteamericana en Cuba

El 15 de Agosto el telediario del canal Cuatro recogía la apertura de la embajada de EEUU en Cuba, donde narraban que "han tenido que pasar 70 años para que un diplomático estadounidense pasease por las calles de La Habana".  
Nada más manipulador y partidista para ser un comentario periodístico, porque decir "54 años han tenido que pasar para que EEUU levante el embargo a Cuba" quizás era demasiado comunista, ¿no?
La noticia también acaba con "después de tantos discursos y medallas (con imágenes de Castro), ambos están obligados a entenderse". Creo que el periodismo está obligado también a no contar la actualidad desde el postureo.




Problemas para decir "EEUU" o cómo amenizar al autor de la bomba atómica

El 6 de Agosto, el canal 24h Noticias emitían la noticia con el titular "Rusia celebra su primer año de veto destruyendo comida"

Justo a continuación, la noticia es el 70 aniversario de la bomba atómica que los Estados Unidos lanzaron contra la población de Hiroshima, pero sorprendentemente el titular elegido es "Se cumplen 70 años del bombardeo atómico sobre Hiroshima", omitiendo el nombre del país que causó el devastador asesinato: EEUU. 




Es más, en el reportaje no llega a nombrarse "Estados Unidos", la noticia se centra n el homenaje, en el aniversario, pero no recuerda al país autor del crimen de guerra contra los japoneses.



Dictadura en Venezuela

El 20 de Agosto el diario ABC publica una portada con la publicación de un video en que se entrevista Leopoldo López, a ojos del mundo entero. Curioso, cuando este diario forra sus páginas con múltiples noticias sobre censuras y accesos prohibidos a 'presos aislados' de la aparente 'dictadura bolivariana'.



Las banderas palestinas ofenden

El 23 de Agosto el diario Huffington Post (abajo, el enlace) publica en portada la polémica actuación del cantante Matisyahu en el festival Rototom destacando el mensaje de paz que el artista pidió durante su actuación. Sin embargo el diario extiende la noticia con una entrada en la que dice "acudieron grupos pro palestinos, que salpicaron la actuación con cánticos y banderas". Me pregunto desde cuando se salpica nada con una bandera palestina. ¿Es ilegal, ofensiva u agresiva? ¿Qué pretenden inducir exponiendo la información así?

Noticia:




Hace poco menos de dos meses recibí una gratificante respuesta del servicio técnico de Apple al confirmarme, después de dos años con un reiterado problema de hardware de difícil diagnóstico, que existía un defecto de fábrica en una de las piezas y que me repararían sin coste alguno.

Dos años después de la compra de mi MacBook Pro (2011), comencé a tener tener una serie de misteriosos problemas cuyo origen desconocía por completo, sin saber con ninguna certeza que fuese un asunto del software o el hardware. La pantalla de dividía en dos, se trazaban extrañas líneas y este quedaba bloqueado sin tener más remedio que forzar el apagado del portátil. El problema fue empeorando hasta el punto de que cada vez que reiniciaba el Mac, tras esos segundos en que la manzana de Apple carga el sistema, esta desaparecía y quedaba una pantalla totalmente gris, nuevamente bloqueado y sin hacer ninguna operación. Os enseño algunas fotos que muestran lo que ocurría gráficamente.



Tras llevarlo al servicio técnico de Genius Bar (no tengo contratado Apple Care), no supieron detectar qué le ocurría, ya que para mayor irritación, este problema aparecía aleatoriamente y ni aún siendo procesado por un test el problema fue detectado. Demasiado raro. 
Consulté decenas de casos muy similares en foros de internet, pero algunos de ellos no eran resueltos o no eran exactamente mi caso.
A las semanas siguientes volví a encontrarme con el mismo problema una vez tras otra y por consejo de un amigo decidí llevarlo a un establecimiento de reparaciones Mac autorizado por Apple, en MR System, Londres (por entonces vivía allí). Tras varios tests el panorama seguía igual, el origen del problema no podía ser detectado, tan solo llegaban a tener sospechas de que pudiese ser un problema de la logic-board, pero al no poder saber con seguridad que fuese el foco del asunto, tampoco podían ofrecerme garantías si en caso de poner una nueva logic-board volviese a tener el mismo problema. Finalmente, harto de encontrarme en esta situación, decidí arriesgarme y ordené que pusieran una nueva, ya que todo apuntaba a que sería un problema de la tarjeta gráfica. La factura fue de 500£ y el resultado fue óptimo, dejé de tener el problema y pensé que la solución fue la acertada.

Ahora, un años después de aquella reparación, el MacBook Pro vuelve a tener el mismo problema, y obviamente el sudor frío empieza a recorrerme la frente. El sistema no conseguía ser cargado. De nuevo tomé una cita con el servicio técnico de Apple es un establecimiento esta vez en Madrid. Cuál fue mi sorpresa que nada más reunirme con uno de los empleados que me atendió ya conocían el historial de mi Mac, imagino que debido a la reparación realizada un año antes fue en una tienda autorizada, y todas aquellas reparaciones van a para a un registro de historiales que Apple posee de todos sus productos. 
Ahora viene lo mejor, antes de exponer el problema me confirman que el MacBook Pro tiene un defecto de fábrica en el modelo de la tarjeta de video integrada en la logic-board. El problema ha sido identificado al fin y Apple se comprometió a realizarme una reparación sin ningún tipo de coste y a devolverme las 500£ invertidas en la nueva logic-board que le puse en Londres, ya que la sustituida allí también poseía una tarjeta de video con el mismo defecto de fábrica. CHAPEAU! (eso sí, después de dos años).


Espero que este artículo sirva de ayuda si alguien identifica en su MacBook Pro un problema muy similar a este dada la fecha en que lo adquirí y el modelo en el que parece que incorporaron un tarjeta defectuosa. 
La reparación ha sido de una semana y la devolución de las 500£, debiendo enviarles previamente una copia en pdf vía email para testimoniarlo, fue realizada satisfactoriamente en menos de quince días.
Hasta siempre, querido Eduardo.


Me estremeciste cierto día con tu palabra, tú, que agitabas mentes dormidas como el soldado que reacciona de su primer shock. Tú, que dabas puñetazos férreos de Verdad con plácidos guantes de seda, que afinaste la puntería del arma de tinta. Tú, que hacías combar la rigidez de las posturas hieráticas de la comprensión.

El vacío que dejas es más grande que lo que podamos recodarte.








Todos o casi todos conocemos esa célebre frase escrita por John Lennon que dice que "la vida es todas esas cosas que te van sucediendo mientras tu te empeñas en hacer otras cosas".
Siempre que leo y recuerdo esta frase secundo de forma alegórica como todos esos días nuestros funcionan como un saco amniótico en cuya envoltura enmarcamos nuestros quehaceres, nuestras preocupaciones, nuestras inquietudes, nuestras ensimismadas tareas que parecen hacernos sentir seguros en nuestra rutina, porque se convierten en la costura que une cada día con el consecutivo.