Últimos Posts



El pasado 21 de Marzo tuvieron lugar las Marchas de la Dignidad con varias columnas de diferentes puntos de origen de la península. Fue una jornada un tanto fría y mojada, no por ello barrera, para que la dignidad caminase con paso firme en la congregación de todas las agrupaciones en Atocha.
A pesar de las largas caminatas que tuvieron que hacer las columnas desde localidades externas a la ciudad de Madrid, la manifestación se llevó a cabo como estaba planeada con una importante presencia policial. No podía faltar...

Me uní a ellos en Atocha, esperando la columna de Extremadura y Andalucía. Mucho orgullo, muy agradecido de unirme a personas que siguen echándose a la calle de una manera ejemplar, por muchos piropos que nos puedan poner el sectarismo mediático, tertuliano y político. Este es el escalafón y la clase que soporta todas las cosas de tu vida: la clase trabajadora.
Pan, techo y dignidad como eslogan para protestar y exigir que se cumplan los derechos establecidos y violados en la Constitución y más allá, y como contundente respuesta en sí misma a la sandeces de varias opiniones vertidas esos días hasta por periodistas como Antonio Burgos al decir "¿Por qué no hace una marcha contra los ERE?". Como si las marchas de la dignidad no llevasen en el argumento de sus exigencias el exterminio de la corrupción, EREs o sobres en B, detonador entre otras cosas de está inmundicia de crisis donde además de estafa democrática en todos los ámbitos nos pisotean sin esconderse a la vista de todos.
Nada más ridículo, en fin.

El fin de la jornada ya lo conocéis. Miles de personas reunidas en la Plaza de Colón, donde fueron pasando la palabra a los portavoces de todas la comunidades. Más tarde, finalizado el acto, se produjeron detenciones  a varios manifestantes. Estando al tanto de algunas fuentes presenciales (ninguna de medios conocidos, como @juancarlosmohr), recibieron palos al ser bloqueados en una céntrica calle cerca de la Puerta de Sol.

A continuación, algunas fotografías que tomé durante la jornada.

La columna de Andalucía alcanzando Atocha desde Getafe.

Banderas de los miembros del SAT y la CGT en cabeza.


Mi hermano Ladislao, que había venido desde Sevilla con la columna andaluza.


El PCE, siempre presentes en todas la manifestaciones de la lucha obrera.

Banderón del Partido Comunista en el Paseo del Prado.

Manifestante andaluz con la bufanda del Betis, llegando a Atocha.


Detrás de cada representación de obreros y trabajadores con el hombre que testimonia el sudor de treinta soles que tostaron su piel, detrás de cada hombre, siempre hay una mujer, porque siempre fueron ellas las que después del sol continuaron en sus casas la prolongación de sus jornadas hasta morder la madrugada, fueron ellas quienes desde el silencio de su resistente fuerza demostraron con estoicismo la capacidad de entrega de sus vidas en un reloj sin control, y logrando ellas elevar la humanidad de dar con amor y sacrificio, lo que los hombres solo dimos, aún con honor y mejor salario, lo acotado en la jornada de trabajo diario. 

No existe rincón al que mirar en derredor de nuestra vida en que no exista una mujer que nos haga al menos cuestionarnos lo dictado. 
De hecho, ellas no están detrás de nosotros los hombres, porque siempre estuvieron delante. 


Que todas vosotras, mujeres, tengáis un merecido Día de la Mujer.


Seguramente os habéis encontrado con el clásico problema de no sabe por qué causa, al apuntar un dominio pagado en algún servidor no se efectúe correctamente con el alojamiento de vuestra página. En este caso concreto explico cómo hacerlo entre un dominio adquirido en RedCoruna y una página/blog de Blogger.

Cada día soy más ateo que el anterior.
Porque no habría un gramo de bondad
ni rastro de amor a ajenos prójimos
en la existencia de Dios,
sino el peor diablo enloquecido 
dejando pasar con albedrío contemplativo
lo que le tacharía de perverso
y negaría su falsa benevolencia,
jugando a Dante con los límites
de lo humanamente soportable.

Fotografía de una mujer refugiada siria quemada con ácido, huída a Brasil. Por Gabriel Chaim (@gabriel_chaim)



El programita de El Jefe Infiltrado (más trucado que el serrucho de David Copperfield) me viene tocando los imperiales sobremanera desde que fugazmente me he rebajado a dedicarle minutos como espectador. Con esa apariencia de buenagentismo que derrocha, se están transmitiendo unos códigos de aceptación y convivencia con este indignante estado del malestar laboral, que llevan a que sedimentemos situaciones residuosas que no tenemos por qué aceptar con sentimentalismos de tipo "doygraciasalosdioses".
Primero comprueban el grado del buen hacer de los empleados, lo aliñan generando buenrollismo y otras situaciones chisposas. 
Luego les dan la sorpresa: Soy tu puto jefe. Y entonces entra el juego el veredicto: "Soy tu jefe, he visto como trabajas y no lo sabías. Ahora de repente te doy la sorpresa, así tú te sientes impactado y asumes una posición de inferioridad porque aparece en ti una sensación de inseguridad y temor a una bronca, un expediente o un despido". Se produce en ese momento esa separación entre el que manda y el que obedece, y cada uno se coloca en su escalón. 
La receta es fantástica, normalmente el empleado tiene problemas de familia, lleva muchos años trabajando duramente y otras cotidianas historias. Un escenario idóneo para que al jefe, si se le antoja, le corrija con algunas pequeñas y educadas llamadas de atención (así parecerá un jefe benevolente), a continuación arrojarle algún piropo (como el de que sencillamente el empleado cumple con su trabajo) para después regalarle un curso de idiomas o una ayuda económica, o un viaje, o lo que me parece aún más preocupante: Un contrato indefinido, hacerle fijo en la empresa, vamos (y entonces tu jefe es Dios).

Para que haya una cámara delante, la productora ha soltado una suculenta cifra económica a dicha empresa. Por eso hay fondo para pagar el curso, el viajecito y lo que se tercie. 
Que te hagan un contrato fijo en ese instante, es para preguntarse ¿por qué no has sido empleado fijo hasta ahora si has cumplido con lo establecido en la ley para haber accedido antes a ello? 
Toda una clase trabajadora con derechos y convenios que parecen credos y avemarías, cuando tu jefe, el iluminado te pone la mano en el hombro y te regala TU DERECHO (Ay!, que me ha regalado mi derecho...).

Y entonces el empleado llora. Llora porque se le viene al filo del orgullo un tremendo flashback de todos los años que lleva trabajando desde su juventud, lo que ha tenido que luchar para conseguir algo así, y se emociona, se conmueve, y entonces dice "gracias.., de verdad.. gracias" entrecortadas. 

Están plantándonos en toda la pantalla situaciones con las que quieren que nos sintamos identificados, que seamos esos empleados, que seamos esas personas que trabajan mucho para tener un salario raspadamente mínimo e interprofesional y algún día ser premiado con lo que en realidad es el contrato de lo decente. Quieren que seas ese empleado para que te emociones cuando tu jefe venga a regalarte un contrato fijo, que sin usar ningún traductor de google quiere decir: que lo aceptes, como buena costumbre española, que "la cosa está muy mal", que "madre mía que suerte tengo que mi jefe me ha hecho indefinido", que "cojas todo lo bueno que tu jefe te pueda ofrecer porque otros no tienen nada", que "te sientas agradecido" y que la cosa está muy mal, y está muy mal...

De tanto vivir con el "que la cosa está muy mal", hemos acabado por convencernos con "no lo cambiaremos nunca".

Esto es lo que alimenta el "sálvesequienpueda", lo que alimenta que la clase trabajadora se divida y deje de ser una lucha unida para forjar así la igualdad de todos, hacen que desconozcan su poder de reclamo de los derechos hasta lo más universal y humanamente exigible que nos permitan los establecidos derechos humanos, trabajo digno para todos. Consiguen que el trabajador asuma una posición estándar más restringida y mermada viendo el canallesco entorno laboral que hay ahí fuera, de lo que realmente le pertenece de cara a lo que estamos legitimizados a reivindicar como trabajadores portadores de dignidad
A fin de cuentas es, hagamos que los trabajadores se sientan acomodados en esta mierda de panorama laboral, y afortunados cuando les llegue su derecho al trabajo con este papel que tengo en la mano (cuando yo los toque con mi varita mágica), porque así estarán mucho más propensos no solo a someterse a los párrafos sino a ver como milagro con ojos lagrimosos de fortuna la oportunidad que yo les brindo pero que siempre estuvo en sus poderes el lucharlo.

Sentados en nuestros sofás vemos un programa aparentemente suave, sorpresivo por la idea novedosa de la infiltración y la expectación de las caras cuando reaccionen. Sientes una arruguita en el corazón cuando los ves llorar y la alegría cuando sabes el premio que les acaban de dar, que algunas veces es incluso seguir y conservar en el puesto
Esta es la lectura que se le da a un programa sin más, no seas paranóico, no es para tanto...
¿Que no sea paranoico? No seas tu el memo. Pensabas que el derrumbe de la clase trabajadora iba a quedar aplastado por el nuevo orden mundial del capital con la violenta hecatombe de un tsunami. Pero no, viene por mareas, como los océanos que suben cada vez más, centímetro a centímetro, año tras año, suavemente, como un programa de televisión semanal. Así es como nos van domando, acostumbrándonos mansamente, poquito a poco.

Esta es la carta abierta escrita por un "supuesto profesor" que a través de la red social Facebook ha expresado su reacción con sarcasmo ante el reciente nombramiento del torero El Juli como profesor de Universidad, quien empezará a impartir clases de Cultura Taurina así como métodos de motivación, según un artículo publicado en el diario El Mundo el pasado mes de Febrero. 
Pues a mí no me la ha colado.

Que no me haya parecido una buena idea que Jordi Évole emitiese un falso documental sobre el 23F no quita que me guste que las cosas haya que tomárselas a veces con humor. Faltaría más.

Después de semanas creando tanta expectación, yo no me esperaba nada de este reportaje, no. No me esperaba nada de un documental con una versión no oficial del 23F con licencia para emitirse en una canal televisivo cuyo propietario, el señor Jose Manuel Lara, amigo de su majestad el Rey, y habiendo declarado publicamente que "el Rey tiene credibilidad para el resto de su vida", diese permiso para emitirlo a su hijo prodigio, Évole, un diamante en niveles de audiencia.

Tampoco me inquietaba nada si no se secuestraba ese hipotético reportaje contando realmente argumentos que pusiesen la versión oficial del golpe de estado contra la pared, ni a su majestad haciendo las maletas. Me siento plenamente seguro de que jamás saldrá la verdad en un medio amigo del estamento Real. No, no se iba a contar nada nuevo, al menos si era con el rigor de la seriedad.

Eran motivos suficientes para no esperar la verdad, por mucho que gusten los reportajes de Evole.
Mientras media España era troleada con el documental, Jose Manuel Lara hacía pompitas de jabón en un baño de audiencia. Y yo, estaba tan tranquilo como él.
Y no es que yo sea un listo. Precisamente por eso, me extraña que con razones tan obvias tanta gente estaba creyéndose lo más increíble durante esa hora de la noche.



Desde los primeros minutos, ya se estaba empezando a plantear que el Rey formaba parte del plan salvador del falso golpe. Es más, él es quien daba el visto bueno. No era muy complicado saber que el reportaje de Évole iba a ser otro que le dejaba a su majestad el papel más importante de la heroicidad de los hechos. Por tanto había razones bien tempranas para saber ya que, aún no esperando que lo de Évole era una broma, era un reportaje que no nos contaría la verdad. Era demasiado explícito para ser emitido en televisión, así de fácil. El Rey, directamente situado en el marco de la democracia salvadora, él, el heredero del poder del estado elegido antidemocráticamente justo en la dictadura anterior, por los terroristas franquistas (que por cierto ya va siendo hora de jamás se separen estas dos palabras).

Ya lo comentaba en mi twitter en los primeros minutos, NO ME CREO NADA. Partícipes de un montaje político callados hasta el día de hoy? Jose Luis Garci por medio? Hombre, por favor. Vale, desde el punto de vista cinéfilo, muy bien, una buena trama. Pero este Salvados de qué va? Lo dicho, no me creo nada. Y así fue. Troleada total.

Respecto al malestar provocado por Évole y sus explicaciones colgadas en internet minutos después, ok. Ha sido un experimento. Pero eso no sigue la línea periodística de Salvados, sobre todo si está tratando de ganarse la credibilidad Domingo tras Domingo. "No nos olvidemos que Jordi es humorista", ok, pero en Salvados no hace de humorista. Y sobre todo, el 23F, que podría ser el afianzamiento que acreditase la Transición (o mejor dicho Transacción), ambas, son estafas político-democráticas del mismo calibre, o incluso mayor que todo el resto de asuntos tratados en todos los programas de Salvados, y por ello, creo que no merecía menor seriedad.
Para mí ha sido un reportaje desafortunado, y una oportunidad perdida. Rezo (en sentido vulgar) para que esto no ayude a desacreditar cualquier intento de explicar otra versión no oficial del 23F, de la que en adelante se nos podrán burlar en la cara argumentándonos cosas como "ah sí, como el montaje de Jordi Évole".
Comprendo las intenciones de Évole, pero en mi opinión no ha medido bien la seriedad del asunto que trataba.

Y también entiendo las comparaciones con Orson Welles, pero Orson hablaba de seres extraterrestres venidos del espacio.
En el 23F también había señores de verde, sí, ya lo sé, pero hablamos de un hecho que sí nos colaron auténticamente a todos, una Transición con tan poco crédito como que el poderoso sigue ahí y no lo mueve nadie, delante de nuestras narices sin haber sido elegido por procesos comunes y democráticos.