Lluvia de luz y diamante

By | domingo, agosto 01, 2010 Leave a Comment


Postal de Vinci, familia de parafina.
Irrumpe la luz sacral llamando a las puertas de la muerte
la muerte húmeda del aposento, con baño de luz sacral.

Ataúdes francos y sellado el del monstruo.
el rigor mortis lo trago en mi respiración.
Trapos de leche apretando el reflejo de azulejos empañados
el baile juega entre las sombras resbalosas y el difuminado filo que perdonan los focos
¿Son seres del limbo? Es que no entiendo tu gesto raro y paso inquieto.
Ida en la pila, la doblegan
te arrean para llevarte.
Ya entendí tu juego maldita..
Empedrada de glamour te imponen la ocasión y te vendes con parsimonia
en la lluvia de luz y diamante mirabas para destruir
huelo a sudor y sexo, hueles a exceso y sudas cosmética
Si no es el antifaz es el eclipse en tu faz
A estas alturas solo siento el frío quirúrgico y el destape progresivo
patético salto de moda amenaza la vida del que te vigila
ya te tumbaste con nuevo arapo ¿simulas acaso el final?
me das el cuello hasta reventarme el ojo
Dejas caer el animal, y el mío cobra vida
y te retuerces sinuosamente para prender fuego a tus lujos
y de paso segarle la vida a tu animalado vodka
Tu pose caballeresca y vacilante aviva tu perversa defensa
cuando todo empieza a arder …
pero tu precioso rostro aparece cada vez que cierro los ojos
solo un segundo después del relámpago
tus ojos aparecen tan cerca que ensueño
Tal frío agudiza el deseo hasta un límite difícilmente soportable
quiebras mi parte si sigues mirando así
Perdido en el verde, el rizo doblado en rímel, el acto irritado hasta la lágrima
solo al final envuelta en vendas rojo sangre, te explayas sin más
Te has cargado la menstruación y se han vuelto a apagar las luces
Persiste el olor de vestuario muerto…
no se nada del fuego.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: